Se necesitan pastores / Necessita-se de pastores / Pastors are needed

Se necesitan pastores -pastores fieles- que no halaguen al pueblo de Dios ni lo traten con aspereza, sino que lo alimenten con el pan de vida. / Necessita-se de pastores - pastores fiéis - que não lisonjeem o povo de Deus, nem o tratem com aspereza, mas o alimentem com o pão da vida. / Pastors are needed -faithful shepherds- who will not flatter God"s people or treat them harshly, but who will feed them with the bread of life.

Google+ Followers

"LE SERÁ DADA". No hay “si” ni “tal vez”.


“El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.” (1 Juan 5:10-13).

Aunque conozcamos a Cristo en cierto sentido, es decir, que Él es el Salvador del mundo, conocerlo significa mucho más que eso. Necesitamos tener conocimiento y experiencia personal en Cristo Jesús -un conocimiento experimental de Cristo, de lo que Él es para nosotros y de lo que somos nosotros para Él. Esta es la experiencia que todos necesitamos. Sin embargo, yo no la puedo tener por alguno de ustedes, ni ustedes la pueden tener por mí. La obra a ser realizada en nuestro favor deberá ser hecha mediante la manifestación del Santo Espíritu de Dios sobre la mente y el corazón humano. El corazón tiene que ser purificado y santificado.

No necesito decir a alguno de ustedes que esto es así, porque lo saben. Ninguno de nosotros necesita tener alguna duda acerca de dónde estamos, o pensar: “Quisiera saber cómo estoy delante de Dios”, sino que mediante una fe viva debemos sumergirnos en Dios, y cuando lo hagamos, Su vida resplandecerá en nosotros. No hay la menor necesidad de que estemos en un estado de ineficiencia y frialdad.

“Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada”. LE SERÁ DADA. No hay “si” ni “tal vez” aquí. “Pero pida con fe, no dudando nada”. (Santiago 1:5, 6).

Ora, pide sabiduría, fortaleza y eficiencia a Dios, y cree que ya las tienes. Pero tal vez, inmediatamente después de la oración, te parecerá que la infernal sombra de Satanás aparece justamente sobre tu senda, de manera que no puedas ver lo que hay más allá. ¿Qué es eso? Pues que el diablo quiere oscurecer tu fe. Pero no necesitas aceptar tal cosa. ¿Debe ser el sentimiento nuestro criterio, o la Palabra del Dios viviente? ¿Debemos sepultar nuestra fe en una nube? ¡Eso es lo que Satanás quiere que hagamos!

A veces esa nube desciende sobre nosotros, pero sabemos que Dios está a nuestro lado siempre. “Pida con fe, no dudando nada”. No aceptes ni la más mínima insinuación del diablo. No debe haber duda, “porque el que duda es semejante a la onda del mar”. (Santiago 1:6).